enero 04, 2008

Yo tambien puedo dramatizar...

Si, lo siento. Mi vida pertenece a un ordenador
Trigésimo inventario:
Sonrisas turbias, depresiones fugaces, necesidad de un pene, cualquiera.
Y quedara de mi...
tres dedos y un carboncillo
poemas baratos y las telarañas que nunca me fume
Van 16 meses sin poder sacar una lágrima
Sus teorías de mi vida, una ecuación
Camino por las calles, soy invisible
¡que ganas de no existir!
Las platicas mediocres, las mismas preguntas, las mismas lindas respuestas maquilladas

Necesidad de estar solos.

Y quedara de mi...
dos testículos, dos senos, un pene, una vagina, faltas de ortografía, errores gramaticales y escritos baratos que no llegan a nada
Amor mediocre, necesidad de separar la basura
Necesidad de encontrar una dicotomía, ganas de aprender

Y quedara de mi...
Mentiras, rechazo, palabras comunes extrañamente articuladas
quedara indiferencia, quedara nada...
Quedaras tú. Solo. Buscando algo mas
Aquella television vive en un pasillo y la odio.
Extraño verme sobre ti
y los encuentros nocturnos fugaces...

3 comentarios:

scarlett dijo...

que nunca te detenga la necesidad de un pene!! ajaja

Contos do furafollas dijo...

Siempre quedará un recuerdo de nosotros, que es mucho más útil que el recuerdo de un pene :P

Pero, sinceramente, luego de muertos, ni el recuerdo sirve. En Galicia vemos la muerte como algo doloroso, pero necesario, entonces la desaparición carnal también lo es... No sé, ley de vida. ^^

Latrodectus Sapiens dijo...

hola Ann, como te habras dado cuenta te leo con toda la tranquilidad que mereces, me gusta mucho lo que escribes

este texto es muy bonito y crudo tambien