enero 16, 2010

Que alegría morir en la silla eléctrica

Odio dormir por las noches
Odio estas sabanas limpias
Odio sus condenas humanitarias
Odio esta habitación y sus lámparas tenues
Odio esta habitación y su olor agradable
Odio a todas las personas que me creen y me aman
Odio sus regalos y esta vida ostentosa
Odio la mano que no me aplasta como a un gusano
Odio tener que esperar tanto para recibir mi castigo
Odio la paz que se escucha allá afuera
Odio que aun no te hayas vengado de mi..
Odio esta casa y su jardín hermoso
sus ventanas grandes y odio la hora en que el sol las penetra
Odio tener un refugio
Odio la agradable música que suena
Odio lo saludable que estoy
y odio también mis 20 años
Odio mi altura envidiable
y odio aun mas el gran futuro que me espera
Odio reír con ellos
Odio que no sospechen ni un poco de mi

Odio que toques mi cabello y que lo huelas interminablemente
Odio que me beses, que me llames y tu amor incondicionado
Odio mis lienzos, las cerezas y las manzanas que me deleitan
Odio las cosas buenas que hacen para mi
Odio las cosas buenas que me suceden
Odio tanto haber salido ilesa
Odio despertar por las mañanas y conciliar el sueño por las noches
Contigo, hice cosas horribles e irreversibles
y no quiero volver a verte nunca
Te Odio.

5 comentarios:

Tenoch Zitarrosa dijo...

Me gustooo, mucho odio, mucho mucho odio :)

...Lirica... dijo...

Y avecs.. asi se siente!

אסתר אסתר dijo...

me gusta muchisimo

Anónimo dijo...

si cambias la palabra odio por amo, también sirve...........y abre oportunidades

pompom dijo...

You have nice blog.